Cómo obtener la ciudadanía americana: Todo lo que necesitas saber

12.04.18
lectura de 9 minutos

Vivir en los Estados Unidos es el sueño de muchas personas desde hace ya más de un siglo. El llamado "sueño americano"; esa idea de encontrar un trabajo bien pagado en la sociedad capitalista de EE.UU. y formar una familia se ha convertido en una figura retórica que ha cautivado a muchas personas de todo el mundo.

Aunque el brillo de los Estados Unidos se ha ido desvaneciendo durante los últimos años debido al ahogamiento sistemático de los programas sociales y al declive de las destrezas educativas, las oportunidades para emprender un negocio, encontrar trabajo y hacer dinero siguen haciendo del país un destino muy atractivo para muchos expatriados que buscan un nuevo comienzo para sus vidas.

Este deseo es inevitable, y no viene motivado sólo por el libre mercado. Es un país enorme repleto de atractivos de diversa índole. Los extranjeros viajan a EE.UU para disfrutarlo todo: desde ciudades bulliciosas como Nueva York al glamour hollywoodiense de Los Ángeles, y desde las playas tropicales de Miami a la relajante vida del medio-oeste.

Aunque en la actualidad Estados Unidos no es tan progresista como los países escandinavos, no tiene el mismo avance tecnológico que Asia, y no es tan exótico como Sudamérica, siguen siendo muchas los ventajas de vivir en este país.

Por poner algún ejemplo, el mercado inmobiliario y las viviendas son de los de mayor calidad del mundo. Los estadounidenses disfrutan de una infraestructura moderna y de buena calidad en todos los aspectos: desde los edificios públicos hasta las grandes autopistas. Gracias a Hollywood, los EE.UU. tienen normalmente acceso de primera mano a los lanzamientos de nuevas películas y música, y la mayoría de las grandes estrellas mundiales eligen el país para vivir, al menos de forma temporal. Los coches, aparatos electrónicos y otros productos manufacturados suelen ser muy baratos en Estados Unidos. Y algo muy relevante para las personas de negocios: la velocidad de Internet es una de las más rápidas del mundo.

Pero lo más destacable es la omnipresente cultura emprendedora americana, la cultura "startup", teniendo un ambiente muy acogedor para los emprendedores que están intentando crear su propio negocio y que pueden beneficiarse del enorme capital de inversiones existente en el país. Muchos de los grandes bancos, productores y corporaciones del mundo también han decidido instalarse en EE.UU., resultando en una plétora de trabajos de alta cualificación y muy bien remunerados. En general, esta economía de libre mercado es una opción muy atractiva para esos expatriados que buscan un nuevo hogar.

Tanto si estás empezando en un nuevo puesto de trabajo, como si estás intentando crear una empresa nueva, o si simplemente buscas un cambio en tu vida mudándote a Estados Unidos, es importante que tengas en cuenta lo que implica quedarse en el país por un largo período de tiempo y que estés al tanto de cuál es el proceso de obtener la ciudadanía. Sigue leyendo para conocer cuáles son los pasos más importantes a seguir y las claves para solicitar la ciudadanía en EE.UU.

¿Cuál es la diferencia entre residencia permanente y ciudadanía?

En los Estados Unidos, un residente permanente tiene el derecho a vivir en el país de forma indefinida. Este tipo de residencia se acredita con una tarjeta verde, que sirve como prueba de tu estatus de residente.

Los propietarios de las tarjetas verdes comparten muchos de los derechos de los que son ciudadanos, incluyendo el permiso de trabajo y el derecho a solicitar que tu familia (esposo o esposa e hijos) se mude a EE.UU. con el mismo estatus de residente y los mismos beneficios que tú. Sin embargo, los residentes permanentes no tienen derecho a voto, derecho a postularse para cargos públicos ni a solicitar un pasaporte americano y, lo más importante, corren el riesgo de que el permiso de residencia les sea retirado conforme a una larga lista de términos condicionantes de su estatus de residentes.

Técnicamente, una tarjeta verde es un documento que permite a una persona a vivir en los Estados Unidos indefinidamente. Dicho esto, debe renovarse cada diez años; se trata de un proceso sencillo, y es casi imposible que tu estatus de residente cambie al renovar tu tarjeta. Este inconveniente es más que nada un proceso burocrático que resulta tedioso de repetir una y otra vez, además de implicar un coste económico. La comisión por renovación es de más de 500$.

Aun que bien es cierto que el estatus de residente no cambia sin un motivo, sí hay casos en los que puedes perder la tarjeta verde, incluyendo los siguientes:


* Prueba de fraude de inmigración: Si el gobierno puede demostrar que un extranjero se ha casado con un ciudadano de los EE.UU. con el único propósito de obtener una tarjeta verde, ésta puede ser retirada. Como es relativamente complicado demostrar las intenciones de una persona más allá de una sospecha razonable, que la tarjeta verde sea retirada por este motivo es bastante inusual.
* Quebrantar la ley: las tarjetas verdes no se retiran por infracciones menores. Si el titular de una tarjeta verde comete un delito grave, entonces su derecho a la residencia será revocado y es susceptible de ser deportado.
* Fraude: si se descubre que el proceso de obtención de una tarjeta verde ha sido fraudulento por alguna razón, incluyendo documentación falsa, mentiras u omisiones en los formularios de solicitud, la tarjeta verde puede ser retirada.
* No-residencia: El titular de una tarjeta verde no debe pasar más de 180 días por año fuera de EE.UU. sin renunciar a su estatus de residente. El abandono del país por un período de tiempo mayor conlleva la retirada de la tarjeta verde.


Por el contrario, la ciudadanía estadounidense casi nunca puede ser revocada, con excepción de los actos de terrorismo o de la pertenencia a un grupo subversivo como el partido Nazi o Al Qaeda.

¿Puedo tener doble ciudadanía?

En pocas palabras, un ciudadano de EE.UU. puede tener a la vez ciudadanía de otro país. El caso más frecuente es el de una persona que ya tienen la ciudadanía de otro país y solicita después la de EE.UU.

Sin embargo, esta ley se vuelve un poco más complicada a la inversa: Si se te ha concedido la ciudadanía americana y has renunciado a tu ciudadanía extranjera, es decir, si solo dispones de la ciudadanía americana, el solicitar la de otro país puede poner en riesgo tu estatus de ciudadano, a excepción de las solicitudes debidas al matrimonio con un ciudadano extranjero. La ley dice que "la persona debe solicitar la ciudadanía extranjera de forma voluntaria, por libre elección, y con la intención de rechazar la nacionalidad de EE.UU."
Esta última frase, sin embargo, hace que la ley en cuestión sea poco menos que irrelevante. Sería prácticamente imposible probar que esa persona tiene la intención de renunciar a su nacionalidad estadounidense, por lo que la aplicación de esta ley es enormemente difícil.

Formas de obtener la ciudadanía estadounidense

Son tres las vías principales para convertirse en ciudadano de EE.UU. Las dos vías principales que normalmente eligen los adultos suelen requerir que el solicitante tenga una tarjeta verde, que sin duda es un proceso más difícil. Una vez tengas la tarjeta verde, puedes solicitar la ciudadanía por cualquiera de estas vías:

Mediante tus padres

En Estados Unidos, obtener la ciudadanía a través de los padres (en caso de que no se conceda de nacimiento) solo es posible antes de cumplir 18 años. Sin embargo, si eres descendiente de un ciudadano americano, has nacido después de febrero de 2001, resides actualmente en EE.UU, tus padres tienen tu custodia física y legal, siendo que al menos uno de ellos es ciudadano de EE.UU., tienes el derecho de obtener la ciudadanía americana. Por otro lado, si has sido adoptado por un ciudadano americano antes de cumplir los 16 años, sigues bajo la custodia de tu padre adoptivo y has residido bajo su custodia al menos durante dos años, también eres candidato a la ciudadanía estadounidense.

Mediante matrimonio

Contraer matrimonio con un ciudadano americano no te garantiza la ciudadanía, pero desde luego que ayuda en el proceso de la solicitud. Además de haber contraído matrimonio con alguien con ciudadanía americana hace al menos 3 años, también debes:


* Ser mayor de 18 años
* Haber sido propietario de la tarjeta verde durante al menos tres años en el momento de hacer la solicitud
* Haber estado viviendo "en unión marital" con tu esposa o marido durante al menos tres años
* Haber vivido en uno de los estados durante al menos tres meses en el momento de hacer la solicitud
* Estar presente en los Estados Unidos de forma continuada desde el momento de la solicitud hasta el momento en que se conceda la nacionalidad.
* Haber estado físicamente presente en los Estados Unidos durante al menos 18 meses en los tres años anteriores a la solicitud
* Mostrar una capacidad suficiente para hablar, leer y escribir en inglés
* Tener conocimientos básicos de la historia y del modo de gobierno de los Estados Unidos
* Mostrar una buena actitud moral

Por naturalización

Para aquellos que solicitan la ciudadanía por naturalización, es obligatorio:


* Ser mayor de 18 años
* Haber sido propietario de la tarjeta verde durante los últimos cinco años
* Ser capaz de demostrar que has estado físicamente presente en Estados Unidos durante al menos 30 meses de los cinco años de permanencia
* Mostrar una capacidad suficiente para hablar, leer y escribir en inglés
* Tener conocimientos básicos de la historia y del modo de gobierno de los Estados Unidos
* Mostrar una buena actitud moral

¿Cómo puedo solicitar la ciudadanía?

El primer paso al solicitar la ciudadanía es comprobar si puedes optar a ella por naturalización, tal y como se indica más arriba. Si crees que cumples los requisitos, el proceso a seguir es el siguiente:


* Completa y entrega la Solicitud de Naturalización N-400 en inglés. Para ello, necesitarás reunir documentación que pruebe que puedes optar a la ciudadanía, tal y como se ha indicado en el apartado "formas de obtener la ciudadanía estadounidense" más arriba. Puedes descargar el formulario de solicitud aquí.
* Concertar una cita para la biometría. Este requisito puede no ser necesario, el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de EE.UU. (USCIS) te enviará una notificación con una citación: hora, fecha y lugar para tomarte las huellas dactilares si fuese preciso.
* Una vez hayas rellenado tu solicitud, el USCIS te notificará cuál es la fecha y la hora para tu entrevista, que será el último paso del proceso de naturalización.
* En base a tu entrevista, es posible que tengas que hacer un examen de nacionalización. En él se comprobará tu conocimiento del inglés y tu educación cívica. Es conocido por ser una prueba complicada, por lo que es conveniente estudiar y preparase para el examen con suficiente antelación. Puedes encontrar información más detallada sobre el examen de nacionalización en la página web del USCIS.
* El siguiente paso será la notificación de la decisión. Las respuestas posibles son "concedida", "continuable" o "denegada". Si se te deniega la ciudadanía, podrás solicitarla de nuevo una vez que reúnas los requisitos en su totalidad. Si tu solicitud es marcada como "continuable", bien necesitarás proporcionar más pruebas y documentos al USCIS para la aprobación, o bien suspendiste por tu nivel de inglés o por tu nivel de conocimientos de civismo y necesitas recuperar el examen. Si se te ha concedido la nacionalidad, sólo queda un paso más para convertirse en ciudadano americano.
* Si tu solicitud ha sido exitosa, lo único que queda es tomar el juramento de lealtad, para el cual podrás concertar una cita, generalmente, en el mismo día en que tu ciudadanía es concedida.

Tasas del proceso de solicitud

Lamentablemente, solicitar la ciudadanía americana acarrea una importante cantidad de tasas, y éstas no son precisamente bajas. Para empezar, la solicitud tiene un coste de 640$. Durante el proceso, necesitarás pagar por el registro biométrico: 85$, y la tasa de inmigración del USCIS: 220$. A continuación, te costará 1.170$ el solicitar un certificado de ciudadanía. Si en algún momento lo pierdes, la tasa por emitirlo de nuevo será de 555$. En total, el coste de solicitar la ciudadanía americana es de más de 2.000$.

Si vas a cubrir los costes de este proceso de naturalización con el dinero que tienes en tu país de origen, utiliza TransferWise para convertirlo al tipo de cambio real del mercado y así evitarte las altas comisiones de los bancos para los envíos internacionales.

¿Cómo puedo solicitar un pasaporte?

Una vez que te hayan concedido la ciudadanía americana, podrás obtener tu pasaporte. De este proceso no se encarga el USCIS, sino el Departamento de Estado de EE.UU.

En primer lugar, necesitarás rellenar el formulario DS-11, orientado a aquellos que solicitan el pasaporte por primera vez. A continuación, deberás reunir la documentación necesaria, que suele consistir en tu certificado de ciudadanía y tu documento de identidad gubernamental. También necesitarás una fotografía para pasaportes, de "2x2", que podrás hacerte en las farmacias, supermercados, el DMV (Department of Motor Vehicles), la AAA (American Automobile Association) y en muchos otros lugares.

Por último, necesitarás enviar tus documentos y pagar la tasa de solicitud, de 110$ en tu agencia local de registros de pasaporte. Si tu solicitud es aprobada, necesitarás abonar una tasa de resolución de 25$.

Información adicional

Para obtener más información acerca del proceso de obtención de la ciudadanía americana, puedes visitar la página web del "US Citizenship and Immigration Service". Para más información relativa a la obtención del pasaporte, puedes visitar la página del Departamento de Estado de EE.UU..

Con esto, ¡ya estará todo listo! ¡Buena suerte con la ciudadanía americana!

TransferWise es la nueva forma inteligente de enviar dinero al extanjero.

Descubre más