Cómo hacer una transferencia bancaria internacional - Paso a paso

31.08.17
lectura de 5 minutos
Etiquetas:

Decía el filósofo Georg Simmel que cuando el dinero no se mueve, este deja de ser dinero. Aunque hoy en día hay más medios que nunca para intercambiar y mover ese dinero, eso no significa que sea fácil, sobre todo en el caso de las transferencias internacionales. Muchos conceptos de ese tipo de transferencias son a menudo difíciles de entender, por eso esta guía puede ser especialmente útil para realizar una transferencia bancaria internacional.

Tipos de transferencias

En primer lugar, hay que tener en cuenta que a la hora de realizar una transferencia bancaria internacional hay dos tipos principales de transferencias, SWIFT y SEPA:

  • Las transferencias SWIFT (Society for World Interbank Financial Telecommunication) son transferencias realizadas mediante el sistema interbancario SWIFT. Este tipo de sistema es el más antiguo de los dos y está muy extendido, ya que cuenta con miles de bancos adheridos.
  • La SEPA o Zona Única de Pagos en Euros surgió en 2008 como una iniciativa de la Unión Europea para facilitar y normalizar los movimientos de dinero entre los diferentes países miembros. Las transferencias SEPA tienen las mismas condiciones que si se hicieran dentro de tu país (para importes inferiores a 50 000 €).

Las condiciones de las transferencias SEPA suelen ser mejores que las de las transferencias SWIFT, tanto en rapidez como en comisiones, aunque su desventaja es que se circunscriben solo al ámbito europeo.

Límites

El primer paso para realizar una transferencia es saber a qué país pertenece la cuenta bancaria del beneficiario. Con ese dato habrá que comprobar si nuestro banco permite enviar dinero a ese destino. En caso de que no permitan realizar transferencias al destino deseado, podemos acudir a servicios en línea para el envío de dinero como TransferWise y consultar si entre la lista de países en los que opera se encuentra el país al que se quiere transferir el dinero.

Si el banco acepta el envío de dinero hasta el destino de nuestro beneficiario, es importante saber qué cantidad se quiere transferir. Es frecuente que los bancos limiten la cantidad máxima de dinero que puede ser enviada, tanto en una sola transferencia como de forma acumulada en varias transferencias diarias, por eso es recomendable consultar estos límites con nuestra entidad bancaria.

Coste

Una de las principales razones para seleccionar un método de transferencia o entidad es el coste. No es fácil basarse en el precio, ya que muchos costes del proceso pueden estar ocultos a simple vista, a pesar de que se publiciten como «sin comisiones». Las tarifas para transferir dinero pueden ser muy variables, desde transferencias gratuitas en el caso de algunos bancos, especialmente cuando se trata de transferencias SEPA, hasta un porcentaje de comisión sobre la cantidad que se desea transferir. Algunas, incluso, son una combinación de una comisión fija más un porcentaje de la cantidad transferida.

Hay otro tipo de comisiones relacionadas con el tipo de cambio que se producen al realizar transferencias entre distintas divisas. Las monedas no tienen el mismo valor, por eso para convertir una cantidad entre distintas monedas hay que acudir al tipo de cambio. El tipo de cambio se expresa entre dos monedas distintas, como euro/dólar, euro/libra, euro/yen... y representa el valor de la primera respecto a la segunda. Por ejemplo, que el euro/dólar esté a 1,06 significa que por 1 € obtendremos 1,06 $. Este tipo de cambio lo marca el mercado y es el llamado tipo de cambio real, el que aparece si se busca el tipo de cambio en Google, XE u otras páginas similares.

Desgraciadamente, eso no significa que ese sea el tipo de cambio que tu banco vaya a aplicar. No es extraño que los bancos varíen a su favor esa tasa de cambio oficial y apliquen un cambio que les favorece a ellos, aunque eso es algo que no suelen publicar al publicitar las tarifas o tasas de las transferencias internacionales. En muchas ocasiones, lo que se suele ocultar bajo las transferencias «sin comisiones» es este tipo de cambio que perjudica al cliente al usar una tasa de cambio peor que la que indica el mercado. Un tipo de cambio con un sobreprecio que puede sumar mucho dinero en el caso de realizar grandes transferencias. Sin embargo, por suerte hay opciones como Transferwise donde la información es transparente y no se oculta nada. El tipo de cambio que ofrece es real y fácil de seguir para que no tengas que leer ninguna letra pequeña y lo tengas todo claro. Es justo que tengas esta información para poder decidir.

Por último, hay que tener en cuenta que a todo esto se le puede sumar los gastos en los que el destinatario pueda incurrir por las transferencias SWIFT recibidas del extranjero. En ocasiones es gratuito, pero en otras, las entidades cobran cantidades que pueden suponer un porcentaje de la cantidad recibida o un mínimo de entre 15 y 25 € sin tener en cuenta el importe transferido.

Código IBAN y BIC/SWIFT

Obviamente, una vez obtenidos el nombre del destinatario y el país de su cuenta bancaria, se necesita algún identificador más específico que permita indicar con más precisión el destino del dinero de forma fácil y exacta.

El código BIC o código SWIFT es un identificador de instituciones financieras y bancos. El código consta de 11 caracteres, aunque a veces puede tener solo 8, tal y como se puede ver en más detalle en la guía de Transferwise.

Además del código BIC/SWIFT, que identifica al banco, es necesario otro que señale la cuenta bancaria específica del destinatario a la que se quiere transferir el dinero. A pesar de que en países como Estados Unidos o Nueva Zelanda no se usa, el código IBAN está muy extendido en el caso de los países europeos y otros muchos países del mundo. Aunque en España se usaba el Código Cuenta Cliente hasta 2014, este fue sustituido por el IBAN como parte de la integración en la Zona Única de Pagos en Euros. En este estándar internacional todas las cuentas bancarias tienen un código IBAN de hasta 34 caracteres que las identifica ante otras entidades del mundo.

Hacer la transferencia bancaria internacional

Una vez conocidos todos estos datos, ya estamos en disposición de poder realizar una transferencia. Tal y como se ha comentado a lo largo del artículo, para realizar una transferencia bancaria internacional es necesario conocer los siguientes datos:

  • País de destino
  • Nombre del beneficiario
  • Concepto (opcional si no se superan determinados límites)
  • Cantidad a transferir
  • Código SWIFT/BIC
  • Código IBAN (u otro código identificador de la cuenta dependiendo del país de destino)

Si disponemos de estos datos, podemos acudir a una entidad bancaria y decirle al personal que deseamos realizar una transferencia bancaria internacional. La mayoría de bancos también ofrecen la opción de realizar transferencias mediante su línea telefónica, sus cajeros y especialmente a través de internet, en donde se solicitarán los datos requeridos para realizar la transferencia sin moverse de casa.

Es importante comprobar bien los datos porque en el caso de que sean incorrectos la transferencia podría ser devuelta y habríamos de pagar una comisión por dicho concepto.

Decidir usar una opción u otra de entre todas las mencionadas puede suponer un ahorro muy importante, por eso es muy recomendable investigar todas las opciones posibles para evitar sorpresas y realizar la transferencia con antelación si se quiere que el dinero llegue en un plazo determinado.

TransferWise es la nueva forma inteligente de enviar dinero al extanjero.

Descubre más