Alquileres en México: todo lo que necesitas saber

TransferWise
04.10.18
lectura de 11 minutos

Su clima, sus playas y su cultura han atraído a muchos extranjeros a México desde hace ya mucho tiempo. Es un destino muy popular para pasar las vacaciones, pero también para establecerte de forma permanente, para tu jubilación, para estudiar o para trabajar en alguna de las ciudades mexicanas en proceso de rápido desarrollo.

Tu primera prioridad al plantearte mudarte a México será, probablemente, encontrar alojamiento. La buena noticia es que es muy habitual alquilar viviendas en México y, por ello, hay muchos inmuebles disponibles en la mayoría de zonas.

En Ciudad de México ha un gran número de empresas internacionales. Gigantes estadounidenses como Citigroup, Walmart, Apple y GE tienen presencia en la ciudad, incorporan empleados extranjeros y contribuyen con ello a conformar una comunidad local mestiza y dinámica. En Ciudad de México el precio medio de un apartamento de un dormitorio en el centro es de 463$, mientras que fuera del centro el precio sería de unos 300$ de media. El precio dependerá, por supuesto, del barrio en que se encuentre el inmueble y de lo bien comunicado que esté.

En la segunda ciudad más grande de México, Ecatepec, un apartamento de una habitación cuesta en torno a 160$ al mes. Los alquileres suelen ser en torno a un 70% más baratos que en la capital.

En la "puerta de entrada a México", Tijuana, un piso de un dormitorio probablemente te costará en torno a 250$ en el centro, y 170$ fuera del centro. En la mayoría de casos, si sales de la ciudad, encontrarás alojamiento a precios mucho más asequibles.

Dado que son muchas las opciones disponibles y las peculiaridades del mercado de alquileres del país, es importante hacer bien os deberes antes de elegir alojamiento. Si estás planeando mudarte a México por trabajo o por estudios, echa un vistazo a esta guía sobre alquileres en México.

¿Cómo funciona el proceso de alquiler?

Alquilar un inmueble en México es bastante sencillo, y los detalles de la operación los podrás acordar con tu agente o directamente con el casero. Puedes encontrar pisos en Internet, a través de una agencia o buscando carteles de "se alquila" en la calle.

Si vas a alquilar en alguna de las grandes ciudades o a través de un agente, puede que necesites aportar referencias o recomendaciones, o pasar por una comprobación de tu historial de crédito. No son, sin embargo, obligatorios por ley.

Además, en algunas ciudades (sobre todo en Ciudad de México) algunos caseros te pedirán que un fiador firme el contrato contigo. Esto puede resultarle complicado a un extranjero, pues el fiador debe ser alguien que viva y que tenga una propiedad libre de hipotecas en esa misma ciudad. Si es tu caso, puedes pedir a tu empleador que cumpla el papel de fiador, o proponerle al casero subir la cantidad de la fianza a cambio de no requerir un fiador.

Agentes inmobiliarios o brókers

Los alquileres en México pueden encontrarse a través de un agente inmobiliario, o directamente con el propietario. Puedes llamar a una agencia inmobiliaria para conocer qué inmuebles están disponibles en una zona en concreto. Sin embargo, si paseando por la calle encuentras alguno cartel de "se alquila", puedes simplemente llamar y, por lo general, el propietario se enseñará el piso a ti directamente.

La mayoría de agencias operan a nivel local y tienen relación con los propietarios de esa zona. Pueden darte consejos muy valiosos sobre qué zonas conviene elegir (y cuáles conviene evitar).

Si decides contratar una agencia, tendrás que pagar una comisión. Suele equivaler al precio de un mes de alquiler, pero deberás comprobarlo antes de comprometerte con la agencia. A veces los agentes cobran una comisión por gestionar tu alquiler, la cual se puede encarecer pasado un tiempo.

Puedes comprobar las credenciales de la agencia que te interesa en la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios. La organización nacional se divide en sedes regionales y, aunque no todas las agencias inmobiliarias son miembros, es una buena fuente de referencia para hacer una idea de la calidad y la experiencia de cada agencia.

¿Los pisos suelen estar amueblados o sin amueblar?

En México encontrarás tanto ofertas de pisos amueblados como de pisos sin amueblar. Los pisos sin amueblar son más baratos, pero deberás comprobar con el propietario o la agencia en qué condiciones se alquila antes de comprometerte. Muchos de los pisos sin amueblar son, literalmente, zulos, sin fuegos ni frigorífico en la cocina, sin aventanar y sin cubierta sobre el suelo. Aunque vayas a ahorrarte dinero en el alquiler, el comprar todo lo necesario para hacer el piso habitable no será barato.

Si lo prefieres, hay pisos amueblados, bien con lo básico o con un equipamiento tipo "suite", incluyendo todo lo necesario para entrar a vivir.

¿Qué necesito saber sobre los alquileres en México?

El mercado de alquileres en México muy probablemente será distinto del de tu país. Evita sorpresas comparando entre distintas opciones y con un poco de investigación antes de tomar una decisión.

Regulación y derechos del arrendatario

Como alquilado, tienes ciertos derechos protegidos por la ley mexicana. Sin embargo, cada estado de México tiene su propio código civil, por lo que debes asegurarte de cuáles son las regulaciones aplicables en el estado en el que vives.

En general, un contrato de alquiler no puede terminarse por ninguna de las partes sin previo aviso. Sin embargo, el tiempo de antelación indicado depende del tipo de contrato acordado. En algunos contratos indefinidos, el período de notificación por cualquiera de las partes puede ser de hasta sólo 15 días, por lo que merece la pena asegurarte de cuáles son los términos concretos de tu contrato de alquiler.

Si tienes un contrato por un período concreto y tu casero no te pide renovarlo ni te notifica sobre su finalización, se asume que el contrato queda renovado en los mismos términos ya vigentes.

Condiciones y regulaciones generales acerca del alquiler de propiedades

Antes de elegir cuál será tu nuevo hogar en México, debes comprobar el estado en que se encuentra la vivienda al entrar a habitarla, y asegurarte de cuáles son las condiciones en que debe estar cuando la devuelvas.

Normalmente tu contrato te exigirá encargarte de ciertas reparaciones menores mientras estés de alquilado, pero no deberían penalizarte ni cobrarte por deterioros derivados de un uso razonable del inmueble. Comprueba, sin embargo, el contrato de alquiler, porque algunos caseros con pocos escrúpulos pueden indicar que el piso ha de devolverse en "perfectas" condiciones, en lugar de simplemente indicar que se debe devolver en las mismas condiciones en las que se entregó.

Contratos y depósitos

Los términos concretos del contrato pueden variar, y deben ser acordados entre el arrendatario y el casero o el agente. Puede ocurrir que el contrato tenga una fecha fija de vencimiento, o que sea indefinido. Los períodos de notificación, si nos están especificados, suelen ser de un mes.

La fianza suele ser el equivalente a un mes de alquiler y se paga en el momento de entregar el pago por adelantado del primer mes. No deberías entregar la fianza en efectivo, es más recomendable abonarla mediante transferencia bancaria. Si vas a abonarla mediante una transferencia internacional de dinero que incluya una conversión de moneda, merece la pena servirte de una empresa como TransferWise para no ser timado con un mal tipo de cambio. Más adelante en este artículo hablaremos más en detalle acerca de cómo pagar desde el extranjero.

Gastos de los que es responsable el arrendatario

Antes de comprometerte a un contrato de alquiler, debes asegurarte de conocer bien las condiciones del mismo. En la mayoría de casos, las facturas del teléfono, el agua, el gas y la luz serán pagadas por el arrendatario, aunque tu casero puede darte una idea de cuáles son los costes aproximados.

El gas suele comprarse en bombonas, más que por instalaciones de gas, y es posible que te encuentres con que no hay línea de teléfono instalada en el inmueble. Dado que algunos caseros tienen miedo de que los arrendatarios se vayan del piso dejando tras de sí abultadas facturas de teléfono, puede que necesites pagar un depósito para cubrir tu última factura de teléfono si es que en el piso ya hay línea de teléfono instalada.

Si tienes un jardín, estarás obligado a cuidarlo y, si alquilas un piso, deberás pagar la cuota y los gastos de comunidad. Los arrendatarios son responsables, en la mayoría de casos, del mantenimiento del inmueble al alquilar en México, incluyendo las pequeñas reparaciones.

¿Puedo negociar el alquiler con mi casero/a?

Las condiciones concretas de tu alquiler pueden ser acordadas durante una conversación con tu casero/a o tu agente, y es aceptable negociar también el precio del alquiler. No es algo que esté mal visto ni es ninguna ofensa. Sin embargo, si que merece la pena intentar causar una buena primera impresión en tu casero o casera. Si muestras ser un alquilado responsable y atento, tendrás más opciones de llegar a una buena negociación.

A no ser que se especifique de otra manera, es probable que tu alquiler suba cada año, más o menos al nivel de la inflación. Puedes acordarlo con tu casero llegado el momento de renovar el contrato.

¿Puedo alquilar un piso estando desempleado?

No hay impedimento legal en optar a un alquiler estando desempleado. Sin embargo, la realidad es que los caseros querrán comprobar que cuentas con los medios necesarios para pagar por el alquiler durante el período de vigencia del contrato. En algunos casos te pedirán las nóminas de tu salario como comprobante de tus ingresos. Es por ello que, si no tienes un trabajo, puede que necesites ofrecer alguna otra prueba de que estás en disposición de pagar por el alquiler.

¿Qué documentos o requisitos son necesarios para alquilar?

Los documentos que necesitarás para firmar el contrato de alquiler dependerán de tu casero, o del proceso que emplee tu agente inmobiliario. Sin embargo, no es algo fijo. Por lo general, necesitarás probar tu estado de residencia, tu identidad y que tus ingresos son suficientes para cubrir los costes y cualquier deuda.

Normalmente es posible probar que puedes hacer frente al pago del alquiler aportando documentos que muestren que tienes ahorros suficientes, con una carta de tu empleador indicando tu salario o indicando a tu empleador como avalista.

¿Qué tipos de contrato de alquiler hay?

El mercado del alquiler en México está desregulado y por ello no hay un tipo estándar de contrato, aunque el código civil sí especifica los derechos y obligaciones tanto del casero como del arrendatario. Los caseros pueden simplemente coger un modelo de contrato de alquiler y usarlo. Los agentes inmobiliarios contarán probablemente con sus propios contratos estándar y los usarán en los alquileres en los que medien.

Para proteger tus intereses, debes asegurarte de que tu contrato cubra, al menos, los siguientes puntos:

  • Los nombres y las firmas de todas las partes, incluyendo la del avalista si éste es requerido.
  • Confirmación de la localización y la descripción de la propiedad.
  • Límites del uso permitido de la propiedad.
  • Cualquier otro término o condición aplicable, como son la cláusula de finalización del contrato o las condiciones de realquiler.

Antes de firmar, deberías comprobar también las credenciales del casero. Sólo el propietario del inmueble (o alguien con un poder autorizado para operar en su nombre) puede permitírtelo. Deberías pedir al casero su documento de identidad y la escritura del inmueble, en la que se indique la titularidad del mismo. Si tienes cualquier tipo de duda sobre el contenido del contrato, recurre a un abogado para que lo compruebe contigo. Llevar a cabo estas comprobaciones con antelación te será más cómodo que resolver cualquier tipo de problema surgido a posteriori.

Dado que el contrato es únicamente para ti, es posible que puedas negociar las condiciones incluidas en él. Por ejemplo, puedes pedir una cláusula en caso de que tengas que mudarte inesperadamente por motivos laborables.

Los alquileres mensuales pueden tramitarse a través de una agencia especialista en contratos de corta duración, pero ello conllevará un coste.

¿Puedo pagar mis facturas desde el extranjero?

Muchos expatriados viajan con frecuencia a su país de origen, y en muchos casos ocurre que necesitas hacer un pago (de un alquiler o una factura) en tu país pero no te encuentras allí. Puede incluso ocurrir que tengas que pagar un depósito o alguna tasa para asegurar tu alquiler en México antes de haber abierto tu cuenta bancaria en México o, incluso, de haber llegado al país. Si tienes que hacer una transferencia internacional de dinero para pagar este tipo de gastos, ten en cuenta que tu banco muy probablemente no te va a ofrecer las mejores condiciones posibles.

Los bancos suelen añadir comisiones por gestión y esconden un margen de beneficio dentro del mal tipo de cambio que te aplican al transferir dinero de un país a otro. Un proveedor especializado como TransferWise mueve tu dinero usando el tipo de cambio real que tú mismo puedes comprobar en Google. Eso por no mencionar que las comisiones son mostradas con claridad y transparencia. De esta manera, se convierte en una opción más conveniente, más barata y, probablemente, más rápida.

¿Cuáles son las mejores páginas web para encontrar alojamiento?

La mejor manera de empezar a buscar alquileres en México es a través de Internet. La mayoría de inmobiliarias limitan su actividad a sólo una región, por lo que, si no te encuentras en una de las grandes ciudades, necesitarás acudir a alguna de las agencias especializadas en tu zona. Algunas de las principales páginas webs para buscar casas y pisos de alquiler son:

  • Point 2 Homes, que cubre todo el país, con en torno a 1.500 propiedades para escoger
  • Century 21, que está presente en casi todo México, ofreciendo todo tipo de propiedades
  • Rojkind Inmobiliaria, que alquila casas y apartamentos principalmente en Ciudad de México

Para encontrar un piso compartido, será mejor preguntar entre tus compañeros de trabajo o tu grupo de amigos en busca de buenas recomendaciones. Existen, además, varias webs para buscar pisos compartidos o compañeros de alquiler, a destacar las siguientes:

  • Airbnb, donde merece la pena echar un vistazo. Muchos propietarios publican ahí sus habitaciones y puede que algunos estén de acuerdo en tener un alquilado durante un período largo de tiempo.
  • Craigslist, la cual está bien para empezar a buscar, pero manteniendo ciertas precauciones.
  • Facebook tiene un gran número de anuncios de habitaciones repartidos en docenas de grupos divididos por área geográfica. Busca en el área que te interesa y encuentra tú mismo a tu próximo compañero de piso. Grupos como "Foreigners in Mexico City" pueden ayudarte a encontrar lo que buscas.

Por último, ¿cómo puedo evitar estafas?

Como en cualquier otro país, puedes encontrarte con ciertas situaciones problemáticas al buscar alquileres en México.

Obviamente, es muy importante fijarse en los detalles del contrato que vas a firmar.

En términos generales, merece la pena hacer esfuerzos por mantener una buena relación con tu casero/a. Sobre todo porque tendrá una cantidad de dinero en su poder (la dejada como fianza). Al dejar el piso, deberás negociar qué parte de esa fianza es retenida y qué parte es devuelta. Dado que es tu responsabilidad cuidar del inmueble mientras vivas en él, debes ir tomando nota de cada reparación y trabajo de mantenimiento hecho en él y del coste de éstos durante tu estancia en el piso. Si tu casero/a quiere retener parte de la fianza cuando dejes el piso, puedes usar esas notas y argumentar el tiempo y el dinero empleados en mantener un buen cuidado del inmueble para hacer fuerza y recibir tu fianza de vuelta.

¡Buena suerte y disfruta de tu nueva vida en México!

TransferWise es la nueva forma inteligente de enviar dinero al extanjero.

Descubre más